Un arroz con leche hecho a la mitad del tiempo

A pesar de que la industrialización y los alimentos procesados han invadido el país, incluidas las ciudades pequeñas, aún apreciamos el sabor de los bocadillos, los dulces y los postres que se hacen con frutas o granos.

Será muy triste perder esos postres cristalizados como los camotes, calabazas, piñas, higos, limones rellenos de coco o los cacahuates garapiñados por nombrar algunas.

Espero que las nuevas generaciones adopten productos naturales en lugar de todas las opciones procesadas que existen.

Uno de los postres dulces más populares que tenemos en nuestra cultura mexicana es el arroz con leche que, al igual que los otros dulces o postres que mencioné anteriormente, es todo natural, fácil de hacer y muy delicioso.

Permíteme comenzar diciendo que esta no es la forma tradicional de hacer arroz con leche.

Esto, por supuesto dependerá de tu edad, ya que la leche condensada ha existido en México desde antes de los años 50.

También tengo que decir que esta es la forma en que recuerdo que se cocina y es la manera fácil.

Mi mamá hervía arroz con agua y luego agregaba la leche condensada, sin siquiera pensarlo dos veces sobre las otras formas de prepararlo.

Podría ser que tener ocho hijos no le dio mucho tiempo para largos procesos de cocción.

De seguro te gustaría saber cómo hacer arroz con leche de la forma tradicional en donde se usa leche entera y azúcar con un proceso de cocción lento hasta que todo se reduce a una textura cremosa.

Bueno, el lado positivo de usar este método es que tu arroz con leche estará listo en la mitad del tiempo.

Espero que disfrutes esta deliciosa receta.

Ingredientes

  • ¾ taza de arroz blanco corto
  • 2 ½ tazas de agua
  • 1 trozo pequeño de una raja de canela
  • ¾ taza de leche entera
  • ½ taza de leche condensada
  • ¼ taza de pasas opcional
  • Canela molida para espolvorear

Instrucciones

Coloca el agua, el arroz y el trozo de canela en una cacerola mediana. Enciende el fuego a alto y hierve, luego reduce el fuego y cocina a fuego lento sin tapar durante unos 20 minutos, hasta que el arroz esté tierno.

Mientras se cocina el arroz, mezcla la leche entera con la leche condensada y revuelve bien.

El arroz estará listo cuando toda el agua se haya evaporado y haya formado algunos agujeros sobre la superficie.

Retira la olla del fuego. Vierte la leche entera y la mezcla de leche condensada en la cacerola y revuelve. Si deseas agregar las pasas o el extracto de vainilla, puedes agregarlas ahora.

Regresa la cacerola al fuego, tapa y sigue cocinando hasta que espese. Tardará entre 5 y 10 minutos. Revuelve ocasionalmente para evitar que se pegue al fondo de la cacerola.

Si el arroz se ve demasiado seco para tu gusto, agrega ¼ taza de leche entera tibia y revuelve. El resultado final tiene que verse como un budín suave y cremoso.

Si sirves caliente, colócalo en tazas pequeñas y espolvorea canela molida.

Cuando sirvas frío, vierte el arroz con leche en un recipiente y cubre con una envoltura de plástico presionada hasta la superficie del arroz y refrigera. Espolvorear con canela al servir.

Comments are closed.